¿Es lógico seguir en cuarentena?

Actualizado: 18 de oct de 2020








Precisamente en el fin de semana en el que mayor número de muertos diarios reporta nuestro país [y eso que todo el mundo dice que en realidad son mas porque prácticamente nadie cree lo que reporta nuestro gobierno]. Y justo cuando hemos superado a Canadá en número de muertos y estamos ya entre los 10 países con más fallecidos por la pandemia, es que escribo esto que a continuación leerás.


El pasado 23 de marzo empezó en México la Jornada Nacional de Sana Distancia (JNSD) con la que el gobierno decretó la suspensión formal de clases escolares, la cancelación de eventos masivos y tan sólo unos días después, la suspensión total de actividades no esenciales, con lo que desde el 1o de abril nuestra economía ha estado prácticamente detenida.


Yo fui precisamente una de las personas que opinaba qué encerrarnos era el camino adecuado y qué auto-imponernos una cuarentena social para tener distanciamiento con otros seres humanos era justo lo que había que hacer. De hecho, el 16 de marzo (días antes que el gobierno decretará la JNSD) escribí el artículo "¿Pánico o prevención? Cómo actuar ante la pandemia"; y en ese artículo presumí que ya llevaba algunos días en cuarentena y sugerí a los demás hacer lo mismo.


Pero como dice Charles T. Munger: "Cuando alguien me demuestra que estoy equivocado, simplemente cambio de opinión."

¡Hoy ya no pienso igual! En aquel momento no teníamos información pero hoy tenemos mucha, aunque por miedo a tomar una mala decisión parecemos no estarla mirando y mucho menos actuando en consecuencia.


Estos son los datos de personas fallecidas en los diferentes rangos de edad reportados por el Centro para el control y prevención de enfermedades en USA (CDC) al corte del 16 de mayo:



Y aquí esos mismos datos expresados en una tabla numérica:




Te resumo a continuación parte de lo que estas imágenes dicen:

  1. Un adulto de 85 años tiene 48 veces más probabilidades de morir de Covid-19 que un adulto de 30 años y casi 3,000 veces mas que un niño de 10 años.

  2. Un adulto de 60 años por ejemplo, tiene exactamente 7 veces más probabilidades de morir que alguien de mi edad.


Cuando cualquiera de nosotros mira los números reportados, tanto de contagiados como de muertos, es lógico sentir escalofríos, son números muy grandes, pero en el contexto de los muchos seres humanos que somos, realmente no lo son!


¿A qué me refiero?


No quiero parecer frío o inhumano, yo también tengo padres, tíos, amigos y familiares mayores que son población de riesgo ante este virus, en adición a que yo no estoy exento de morir por esta enfermedad sólo porque estoy en el grupo de edad de 35 a 44 años. Me refiero a que la influenza y otras enfermedades con las que vivimos desde hace años y que no nos hacen encerrarnos -en determinados rangos de edad- matan tanta gente como el Covid-19.


El Covid-19 no es más mortal que la influenza para un niño de 5 años, al contrario, de hecho lo es menos. Y para alguien como yo es prácticamente igual!

Ahora bien, para mayores de 60 años el Covid-19 sí es mucho más mortal que la mayoría de los virus con los que estamos acostumbrados a lidiar y es la principal razón por la que esta enfermedad está matando a tantos seres humanos.


En España, por ejemplo, han muerto 19,000 personas en residencias de adultos mayores, es decir, del total de muertes reportadas por Coronavirus en España, mas del 65% han sido adultos mayores que vivían en residencias o asilos. Consulta aquí esta información.


Pero este dato no quiere decir que el 65% de los españoles que han muerto por esta enfermedad eran adultos mayores, no, los adultos mayores de hecho representan la inmensa mayoría de los muertos registrados en España. De acuerdo con múltiples reportes del gobierno español que tú también puedes consultar en la web, mas del 94% de los fallecidos en España eran mayores de 60 años.


Los datos en USA no son diferentes, si miras con detenimiento la gráfica que te compartí hace un momento, verás que el 95% de las muertes reportadas en USA suceden en los grupos de edad de 55 años en adelante. Es decir, los datos que reporta el CDC en USA son prácticamente iguales a los reportados por el Ministerio de Salud en España. Consulta aquí esta información.


Y no es que haya yo escogido convenientemente los rangos de edad para USA a partir de 55 años y para España a partir de 60; la única razón de que esto sea así es porque en esas series de rangos de edad es cómo decidió reportarlo cada uno de estos gobiernos.


¿A qué conclusiones he llegado con esta información?


En primer lugar he concluido que no es lógico seguir en cuarentena y mucho menos mantener cerradas las economías. Salvo algunas excepciones de personas con enfermedades previas, los menores de 60 años no deberíamos estar encerrados, punto!


La gran diferencia entre esta enfermedad y la mayoría de los demás virus con los que hemos lidiado previamente, es que este virus satura la capacidad del sistema de salud porque demanda un gran número de respiradores, es decir, camas con instalaciones hospitalarias que no pueden replicarse fácilmente fuera de un hospital.


Y es esta variable la que nos ha orillado a encerrarnos para detener el contagio y evitar que sean muchos los enfermos en un mismo período de tiempo.


Pero las estadísticas nos dicen que la inmensa mayoría de los muertos son mayores de 60 años y que la mayoría de las muertes (91%) suceden en hospitales y/o unidades de cuidado médico como ERs (Salas de emergencia) y servicios de enfermería, de forma que la combinación de estos dos datos nos indica que el 94% de los muertos son adultos mayores y el 91% de esos muertos estaban en una cama de hospital al morir. Consulta aquí esta información o mira esta gráfica y entenderás a que me refiero.



Esta combinación de datos significa que 85% de los hasta ahora fallecidos tenían mas de 60 años y estaban en una cama de hospital justo antes de morir.


Y esto me ha llevado a una segunda conclusión: que para los menores de 60 años no sólo no es una enfermedad de igual o menor riesgo que otras con las que lidiamos de forma habitual en nuestras vidas, sino que además no es una enfermedad que saturaría el sistema de salud si la cuarentena y los cuidados especiales se limitaran a los mayores de 60 años, la población verdaderamente vulnerable a esta pandemia.


Es decir, si logramos que los mayores de 60 años no se contagien, entonces no importando que un gran número de los demás seres humanos nos contagiemos, es altamente probable que no saturemos el sistema de salud y que el número de muertes no sea mayor al de otros virus con los que vivimos de forma normal, como la influenza.

Aún recuerdo aquel video de López Obrador comiendo quesadillas o algo similar en una fonda, diciéndonos que sigamos saliendo, que vayamos a los restaurantes, que ya llegaría el momento de encerrarnos, que él nos diría cuándo.


¡Qué razón tenía! No suelo estar de acuerdo con AMLO prácticamente nunca, pero visto lo visto, hoy pienso que era él quien tenía razón y muchos de nosotros quienes estábamos equivocados y que por miedo a lo que veíamos en otros países presionamos demasiado al gobierno y seguramente lo influenciamos a tomar decisiones de encierro antes de tiempo.


Y desde luego no me refiero a mí, se que mi opinión en nada influye ninguna decisión de gobierno, pero me refiero a muchos de nosotros como conjunto, como sociedad, me refiero a muchos medios de comunicación y comunicadores; y a muchos líderes de opinión que pensaban tal y como yo pensaba en aquel momento y que presionaron al gobierno públicamente para decretar una cuarentena tal como lo estaban haciendo muchos otros países.


El problema que hoy veo es que la gente sigue pensando igual, no importando que la información que hoy tenemos disponible nos debería llevar a conclusiones similares a las que yo te he compartido en este artículo, seguimos actuando de la misma forma que cuando no teníamos datos y no sabíamos exactamente que pasaría.


Hoy sí sabemos, hoy ya tenemos información. ¿Por qué seguimos manteniendo las mismas decisiones que cuando no teníamos datos?


Me parece que es momento de reevaluar, es momento de replantear el rumbo y de valorar cuál debe ser la ruta a tomar. Está claro que no está fácil la implementación de medidas adecuadas porque no es viable ni razonable obligar a algunos a quedarse en casa mientras todos los demás pueden salir. Me refiero a los mayores de 60 años y las personas con comorbilidades como diabetes, hipertensión, problemas respiratorios crónicos, problemas cardiovasculares y sobrepeso.


Pero son precisamente ellos la población en verdadero riesgo y es este grupo de seres humanos quienes deben aislarse de todos nosotros. Los demás deberíamos estar en las calles, deberíamos estar consumiendo y deberíamos estar involucrados en la vida social y económica del país.


¿Cómo lo hacemos? ¿Cómo implementamos algo así? ¿Es posible?


Esto es de lo que deberíamos estar hablando y esto es lo que deberíamos planear, no lo que seguimos haciendo.

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo