Invierte en Negocios que Produzcan sin tu Participación Activa





Si eres de los que me lee con frecuencia ya sabes que mi Blog enfoca gran parte de su atención en la riqueza. Pero ¿qué significa ser rico?


Hay un sinfín de definiciones y muchas de ellas válidas y adecuadas. Para mí ser rico es poder mantener el estilo de vida que deseas sin tener que trabajar. Ahora bien, esta definición no especifica una cantidad de dinero a alcanzar y además deja abierto el concepto para que cada quién defina su propio nivel, ya que el nivel de vida que cada persona desea mantener no es necesariamente el mismo. Digo, todos quisiéramos tener varias casas en diferentes partes del mundo, un yate y viajar en avión privado, así como poder comprar relojes y accesorios de decenas de miles de dólares sin siquiera ver el precio, pero tener un nivel de vida satisfactorio no requiere de esos lujos.

Si puedes tener una casa bonita y en una zona agradable y segura, tener coches buenos (sin que sean Ferraris!), vestir bien, mandar a tus hijos a buenas escuelas privadas, contar con atención médica privada de alto nivel, viajar un par de veces al año a donde te apetezca (aunque no te quedes en Hoteles de ultra lujo) y en general poder comer y cenar en el restaurante que te apetezca sin tener que preocuparte por el precio; y todo esto sin tener que endeudarte para mantener este estilo de vida, entonces puedes considerar que llevas un nivel de vida de rico bajo cualquier punto de vista, aun cuando no tengas varias casas en diferentes partes del mundo ni viajes en avión privado.


¡Pero llevar un nivel de vida de rico no es igual a ser rico!

Muchas personas llevan este nivel de vida de rico pero realmente no son ricos porque no podrían mantener ese nivel de vida si cada mes no reciben un pago a cambio de su tiempo. Para ser rico debes poder mantener ese nivel de vida sin tener que trabajar.


¿Y eso cómo se hace?

Esta pregunta es lógica y la respuesta es extremadamente simple y por lo tanto desechada por la mayoría de los oídos que la escuchan. La fórmula mas consistente para volverte rico es haciéndote de negocios o inversiones que produzcan dinero sin que tú tengas que trabajar en ellos. Claro que ganarse la lotería o heredar grandes cantidades de dinero son opciones, pero no son consistentes, es decir, rara vez pasan y no es algo con lo que la mayoría de las personas debería contar. Es más, si eres de los que juega la lotería mi sugerencia es que dejes de tirar ese dinero y mejor inviertas eso que desperdicias en décimos o vigésimos en alguna inversión que te produzca beneficios sin que tú tengas que trabajar para que eso pase.

Para poder encontrar la fórmula de la riqueza es importante que sea a través de un sistema que deje lo menos posible a la suerte y que sea consistente; y ese sistema son precisamente la suma de hábitos y principios que comparto en este Blog con la serie de artículos Como ser Millonario.


Mucha gente tiene la creencia que para ser rico hay que nacer rico o por lo menos en una familia sin carencias. Otros tantos creen que sólo se puede ser rico si se tiene suerte o si se está en el momento y lugar adecuado. También hay algunos que creen que los que son ricos lo son porque se aprovecharon de otros. Pero toda esta gente está equivocada y esta forma de pensar dice más de sus limitaciones y paradigmas mentales que de la posibilidad que tienen de hacerse ricos.

Pero ¿por qué ser rico?, ¿cuál es el propósito de la riqueza?

Para mí el principal propósito de la riqueza es ser libre, no depender de un horario de trabajo ni estar atado al reloj, ser libre de organizar tus días como más te plazca, literalmente libre. Cada quien sabe que hace con esa libertad, eso es en sí mismo otro tema igual de complejo, pero lo que hoy traigo a tu atención es que si sabes como hacerte rico de una forma ética y de una forma consistente y probada, entonces podrás ser libre y decidir que es lo que quieres hacer con esa libertad.

Hay personas que dicen que el dinero no es importante, pero en realidad envidian a quienes lo tienen. Hay otras que dicen que el dinero envilece, pero que demuestran ser de los mas ruines cuando obtienen tan sólo un poco o que cuando se encuentran en situaciones de poder buscan atacar a quienes tienen dinero. Para esta gente dejo la siguiente frase de Naval Ravikant:


“Si eres de los que secretamente desprecia la riqueza, esta te eludirá”.

El dinero no es malo, al contrario, es el medio mas efectivo para alcanzar la libertad de hacer con tu tiempo y con tu vida lo que decidas. Pero ser un profesionista que cobra un alto sueldo o un gran abogado que cobra miles de pesos por hora no es equivalente a ser rico, eso es igual a ser una persona que gana mucho por su trabajo, pero no necesariamente alguien rico. Hay mucha gente que gana altas cantidades de dinero por su trabajo y que sin embargo no es rica porque gasta todo lo que gana o incluso mas de lo que gana y en realidad no tiene ningún respaldo para poder vivir sin trabajar. Sobre esto ya te hablé anteriormente en mi artículo “Vive de Acuerdo a tus Posibilidades”.

El mundo está cambiando y cada vez lo hace con mas velocidad, la gente mas capaz está siendo contratada por emprendedores arriesgados o por grandes firmas que buscan talento para incorporarlo dentro de sus filiales, y esta gente suele ser bien remunerada por su trabajo, por rentar su tiempo para estos emprendedores o estas empresas; y la mayoría de las veces reciben a cambio un pago pero no participación en el negocio, lo que los convierte en personas con un buen salario o incluso un gran salario, pero no en inversionistas o dueños de negocios, como si lo son los emprendedores y dueños de empresas que los contratan. Si este es tu caso entonces debes guardar una parte de lo que ganas e invertirlo de forma inteligente para que produzca más sin necesidad de ti. Sobre esto también ya te hablé anteriormente en mis artículos “Invierte lo Ahorrado de forma Inteligente” Parte 1 y Parte 2.

Si tú eres el producto que vendes entonces debes hacer de tu nombre un producto capaz de venderse por si mismo, debes intentar hacer que ese producto se convierta en un negocio que pueda producir sin ti. Médicos, abogados, contadores y en general un sinfín de profesionistas que aún cuando emprenden prácticas privadas para si mismos se pasan la vida rentando su tiempo y no se preocupan por convertirlo en un negocio, de forma que cuando llegan a una edad en la que ya no pueden trabajar las mismas horas que trabajaban cuando eran mas jóvenes, se ven en problemas porque se dan cuenta que sus ingresos dependen de sus horas de trabajo, de rentar su tiempo a cambio de un ingreso, aún cuando lo hicieron para si mismos y no trabajaron para alguien más. Si este es tu caso entonces preocúpate por hacer de tu práctica privada una empresa, por convertirla en un negocio que pueda producir sin ti, porque de lo contrario no serás mas que un obrero mas rentando su tiempo; en este caso para ti mismo, pero finalmente uno mas atado al reloj.


Si esto que te digo es difícil de lograr en tu industria entonces enfócate en ahorrar e invertir de forma inteligente en negocios que produzcan sin tu participación activa, porque eventualmente te darás cuenta que aunque no quieras, la edad te hará menos activo de lo que alguna vez fuiste.

El camino a la riqueza empieza en primer lugar por el ahorro y después por invertir lo ahorrado; y es mi opinión que la forma mas efectiva de invertir lo ahorrado es hacerlo en negocios que produzcan sin tu participación activa, convirtiéndote en dueño o accionista de algo. Esto es posible a través de un negocio privado o de acciones en empresas que cotizan en bolsa. Hay otras formas de invertir, como una simple cuenta de ahorro en el banco o instrumentos de deuda a plazo como los certificados de depósito, Cetes o incluso bonos de empresas (un bono es un pagaré que te deben). También puedes hacerlo comprando bienes raíces productivos como un departamento o un local comercial para rentar. Todas estas son opciones y cualquiera es mejor que no hacer nada.

Los instrumentos de deuda y cuentas de ahorro sólo te pagarán un interés, así que son la opción menos completa porque tu capital (el dinero que originalmente pusiste) no crecerá, siempre será el mismo; y en cada vencimiento tendrás que renovar el plazo y dependerás de lo que en ese momento sea la tasa de interés que se pague, por lo que la inflación restará rentabilidad a tu inversión. Ha habido momentos de la historia en que las tasas fueron espectaculares pero esa es la excepción y no la regla.


Los bienes raíces productivos son una mejor opción y para quienes están familiarizados con la industria pueden ser una gran alternativa porque el costo de la construcción sube año con año por lo menos al mismo ritmo que la inflación, de forma que tu capital está algo mas protegido. Esta opción puede ser buena para cierto perfil de inversionista pero peligrosa para otros porque es posible comprar en el lugar equivocado, o incluso hacerlo en el lugar correcto solo para ver cómo con los años la zona cambia y deja de ser atractiva. Cuando se invierte en bienes raíces para rentar hay que considerar que habrá que pagar predial, mantenimiento y tener a alguien encargado de cobrar la renta y estar al pendiente de pagar o ver que se paguen servicios como la luz y agua. Además hay que considerar que el lugar no estará rentado el 100% del tiempo porque los inquilinos se irán y habrá que buscar otros y gastar en anuncios y comisiones para los vendedores que promocionen tu propiedad. Estas son cosas que la gente suele ignorar y por lo tanto engañarse creyendo que la inversión producirá mas de lo que en realidad puede producir, además de verlo como algo más simple de administrar de lo que realmente será.

Los buenos negocios en cambio suelen subir precios por lo menos al mismo ritmo que la inflación, protegiendo tu capital. Además, si son negocios que producen sin tu participación activa (mi recomendación en este artículo), entonces funcionarán sin que tú tengas que administrarlos o participar activamente en ellos. Si es un negocio que cotiza en bolsa, una empresa como Google por ejemplo, entonces serán negocios donde nadie siquiera te conocerá ni sabrán que tienes una inversión ahí, pero eso no cambia el hecho de que tu tendrás derecho a una parte de las ganancias. Si es un negocio privado entonces seguramente conocerás al fundador y operador y será un lugar que incluso podrás frecuentar como cliente y ver de cerca cuando quieras.


Invertir en un negocio de forma inteligente es materia de otro artículo y ya he escrito sobre el tema anteriormente, pero por hoy quédate con el concepto de que ser dueño o tener participación en negocios que produzcan sin tu participación activa es la fórmula mas consistente para alcanzar la riqueza.

Por leerme, gracias, hasta la próxima.

Entradas Recientes

Ver todo

Enfócate