La reunión de inversores más grande del mundo.






Por primera vez para este artículo y en adelante para todos, estará disponible una versión en audio, así que si eres de los que prefiere escuchar en lugar de leer, aquí el podcast de este artículo narrado por mí:



El pasado 2 de mayo se celebró la reunión anual de accionistas de Berkshire Hathaway, la empresa que dirige uno de los hombres más ricos del mundo, Warren E. Buffett y por primera vez en muchos años no fue un evento masivo al que asistieron más de 40 mil personas como ha pasado repetidamente durante los últimos años. La reunión anual de Berkshire es normalmente un evento que se parece más a un festival musical para groupies y seguidores de estrellas de la música que una reunión de accionistas de una empresa.


Yo estuve ahí en 2007 y puedo constatar que es todo un espectáculo, una especie de congreso gigante en el que todo mundo trae colgado un gafete con su nombre y se siente parte de un club de gente privilegiada que se cuenta dentro de los socios de uno de los inversores mas grandes de la historia.

Buffett es un ser humano muy especial, de esos que sobresalen de los demás en el buen sentido de la palabra. Es claramente inteligente, muy por encima de cualquier promedio y desde luego muy capaz para hacer dinero. Tiene un sentido de justicia que va mucho más allá de lo necesario y no sólo es honesto, sino exageradamente trasparente y cuidadoso de que los que invierten con él tengan toda la información necesaria para tomar una decisión informada.


En el mundo de las inversiones en bolsa la mayoría de los gestores de fondos cobran un fee (cuota) anual para sostener los gastos del fondo y otro fee adicional con base en los resultados que logran, algo que Buffett no hace ni hizo siquiera en sus inicios. Desde sus primeras sociedades de inversión a fines de los años 50's ya ofrecía un esquema de comisiones basado en buenos resultados y siempre garantizando un mínimo, es decir, no cobraba nada a menos que diera a ganar un mínimo a quienes invertían con él.


Con el paso de los años fue cerrando sus sociedades de inversión y se hizo con el control de Berkshire Hathaway, la empresa que ha dirigido por más de 50 años a cambio de un salario increíblemente pequeño comparado con lo que cobran otros directores ejecutivos (CEOs) equivalentes.


Buffett cobra 100 mil dólares por año, de hecho lleva cobrando este mismo salario los últimos 25 años. Bueno, a esto habría que sumarle que la empresa gastó 275 mil dólares adicionales en servicios de seguridad personal para garantizar su seguridad. Para poner en contexto lo poco que es esto para un empresario tan exitoso que lleva más de 50 años al frente de una de las empresas más grandes y rentables del mundo, tan sólo hay que mirar lo que ganan quienes están justo debajo de él dentro de la misma empresa.


Gregory E. Abel (Greg), vicepresidente de operaciones de todas las áreas de la empresa menos seguros, ganó en 2019 poco más de 19 millones de dólares, nada más 190 veces más que su jefe. Ajit Jain (Ajit), vicepresidente de operaciones de seguros ganó en 2019 exactamente lo mismo que Greg, algo más de 19 millones de dólares (Link para consultar esta información).


¿Y qué tal otros CEOs de empresas equivalentes? Tim Cook, el CEO de Apple ganó durante 2019 11.5 millones de dólares. Satya Nadella, el CEO de Microsoft ganó durante 2019 42.3 millones de dólares y como último ejemplo, Alex Gorsky, CEO de Johnson & Johnson ganó durante 2019 algo más de 19 millones de dólares.


De hecho, el ingreso anual promedio de un CEO de cualquiera de las 500 empresas más grandes de USA es algo más de 12 millones de dólares al año (Link para consultar esta información).


Así que Buffett cobra en promedio 120 veces menos que cualquier CEO equivalente.

Berkshire Hathaway es una de las 10 empresas más grandes de la bolsa de valores de USA. Tiene ventas por más de 250 mil millones de dólares al año y utilidades por más de 24 mil millones de dólares, esto sin contar las ganancias o perdidas que pueda obtener por el valor de sus inversiones en otras empresas que igualmente cotizan en bolsa, como Apple, Bank of America, Coca-Cola, Wells Fargo y American Express, entre otras.


Así es, Berkshire es dueña del 5.7% de Apple, 10.7% de Bank of America, 8.4% de Wells Fargo, 9.3% de Coca-Cola, 18.7% de American Express y 26.7% de Kraft Heinz, entre otras posiciones importantes en empresas igualmente reconocidas.


Adicionalmente a estas inversiones en otras empresas, Berkshire es propietaria de un sinfín de compañías importantes en diversas industrias, como Burlington Northern Santa Fe, la empresa de ferrocarriles más grande de USA, Geico, una de las aseguradoras de autos más grandes en USA, See's Candies, Duracell, Dairy Queen, Fruit of the Loom y un sinfín de empresas dedicadas a prácticamente cualquier negocio que se te pueda ocurrir.



Es por todo esto que cuando Buffett habla todo el mundo escucha y precisamente la razón por la que cada año hay más de 40 mil personas dispuestas a participar en un evento que se parece mas a un concierto o festival musical que a una reunión anual de accionistas.


Este año fue muy diferente a todos los anteriores porque no hubo visitantes de todo el mundo y no hubo tampoco piso de exhibición de las diferentes marcas de la empresa como si fuese una gran expo. Todo esto debido al Covid-19 y el distanciamiento social que el mundo se ha auto-impuesto. Pero la dinámica de la reunión fue similar y quizá mejor que la de los últimos años, ya que Buffett ofreció un monólogo inicial de más de 1 hora en el que nos recordó como USA ha superado con éxito cuantas adversidades económicas ha tenido que enfrentar a lo largo de su historia.


También permitió que las preguntas que tradicionalmente recibe por parte del auditorio y que en los últimos años eran en su mayoría sobre temas no relacionados a la compañía o al mundo de las inversiones, en esta ocasión fueran dirigidas por Becky Quick, reportera de la cadena CNBC, quien recibió en su email preguntas de miles de personas (yo envié un par aunque ninguna fue preguntada) y fueron en su mayoría relacionadas a la empresa o al momento económico que vivimos actualmente.


La reunión fue transmitida en vivo a través de la web por Yahoo Finance y si te interesa ver la repetición aquí está el link: https://finance.yahoo.com/brklivestream/.


Berkshire tenía, hasta su último reporte de tenencia accionaria, entre el 9% y el 10% de cada una de las 4 grandes aerolíneas de USA, American Airlines, Delta Airlines, Continental Airlines y Southwest Airlines, pero en la reunión anual Buffett anunció que durante Abril había vendido la totalidad de estas posiciones.


¿La razón de acuerdo a Buffett?

El mundo ha cambiado por lo menos a corto y mediano plazo y las consecuencias de este cambio son difíciles de medir, de forma que no compensa el riesgo de mantener posiciones en aerolíneas cuando es muy probable que la gente vuele mucho menos y esto las haga tener que emitir mas acciones o pedir más dinero prestado para mantenerse a flote mientras se reactiva la demanda.


Pero esta no fue la única noticia de impacto que dio Buffett durante la reunión. Berkshire terminó 2019 con 128 mil millones de dólares en efectivo en caja y todo el mundo estaba esperando que anunciara que había invertido una buena parte de ese dinero en comprar acciones de otras empresas durante los primeros meses de este año, más aún cuando durante marzo hubo una gran caída en las bolsas y eso presentó oportunidades que hace años no había.


Pero Buffett anunció que no compró prácticamente nada de importancia, de hecho la posición de efectivo de la empresa aumentó durante los primeros 3 meses del año a 137 mil millones de dólares. Es más, en realidad este número es mayor ya que los datos presentados fueron al corte de marzo pero con la venta de acciones en aerolíneas Berkshire ha de tener en este momento cerca de 145 mil millones de dólares en caja.


Para darte una idea de qué tanto dinero es esto voy a compararlo con el valor de las empresas más grandes de USA. Existe un índice llamado S&P500 (Standard & Poors 500) que incluye las 500 compañías más grandes que cotizan en bolsa en USA, es decir, es como si este índice tuviera participación en cada una de las 500 empresas más grandes en la proporción que corresponda de acuerdo a su valor de capitalización (cuánto valen).


Pues bien, esos 145 mil millones de dólares que estimo tiene en este momento Berkshire en efectivo, es más que el valor de 464 de las 500 empresas del índice.

Es decir, tan sólo hay 36 empresas que tienen un valor de capitalización mayor a 145 mil millones de dólares. Berkshire no sólo vale mucho más que eso, sino que eso es lo que tiene en efectivo disponible. Así que con ese dinero podría comprar cualquiera de las 464 empresas más grandes de USA que tienen un valor de capitalización menor.


Llevo más de 15 años de seguir de cerca a Berkshire y a Buffett y rara vez lo he percibido tan cauteloso, ni siquiera durante la crisis financiera de 2008-2009.


Mi conclusión de las más de 5 horas de su monólogo inicial y las preguntas subsecuentes es la siguiente:


  1. El rango de resultados posibles de toda inversión se ha ampliado mucho y hoy es más difícil medir los riesgos de invertir en algo.

  2. El precio de la mayoría de las acciones de empresas que cotizan en bolsa no está descontando adecuadamente este nuevo rango más amplio de posibilidades y por lo tanto, los precios en su mayoría no son atractivos.


Incluso hubo un momento durante su exposición inicial donde nos recordó lo sucedido en los mercados de valores durante la gran recesión de 1929, lo que hasta pareciera que hubiese querido dar a entender que un evento similar en magnitud no debiera ser descartado, aunque también aclaró que la Reserva Federal ha tomado medidas que en aquella época no se tomaron y que seguramente aminorarán las consecuencias.



El mundo vive momentos sin precedente reciente, la locomotora que ha tirado de la economía está estacionada porque nosotros así lo decidimos, porque el riesgo de no encerrarnos y distanciarnos de otros seres humanos es muy alto, pero esto es algo nuevo y las consecuencias económicas aún están por verse. Y es que además de las consecuencias económicas puede haber también consecuencias psicológicas, que como en cualquier espiral de fracaso reforzarían la negatividad en lo económico.


¿A qué me refiero?

Buffett dijo que una de las 3 personas mas inteligentes que ha conocido fue su maestro y amigo, el economista e inversor Benjamin Graham, quien al haber vivido la gran caída de los mercados en 1929 y la aún mayor recaída de 1932, se vio marcado psicológicamente de por vida y por tanto opinó públicamente ante el Congreso de USA en los años 50's que los mercados parecían estar en niveles altos, cuando en la realidad no lo estaban. Es decir, aun la gente altamente inteligente se ve influenciada en su toma de decisiones cuando hay eventos que en algún momento de su vida marcan su forma de pensar.


¿Qué pasará con esta generación de empresarios e inversores si en unos meses hay que volver a cuarentena? Es posible que muchos negocios resistan esta primera ola de cierres y puedan seguir operando aun cuando les cueste recuperarse de esta caída. Pero y si hay que volver a cerrar, ¿aguantarán nuevamente?


Empresas de cruceros, aerolíneas, organizadores de conciertos y eventos masivos, cadenas de hoteles, salas de cine, restaurantes, centros comerciales, edificios de oficinas y un sinfín de industrias que claramente están siendo gravemente afectadas por el parón económico y que seguramente lo seguirán siendo aun cuando se reactive la economía, ya que aún reactivando es posible que siga habiendo algún grado de distanciamiento social, ya sea obligado por el gobierno o auto-impuesto por los propios consumidores aun preocupados por su salud.


¿Qué pasará con los emprendedores que se arriesgaron y lo perdieron todo durante esta crisis?, ¿volverán a emprender?, ¿qué pasará con los inversionistas que pierdan dinero en sus posiciones en bolsa en empresas de industrias afectadas por la pandemia? Volverán a invertir en bolsa o como Graham, el maestro de Buffett, verán cualquier precio como un número alto.


Aún no sabemos si con las cuarentenas auto-impuestas en todo el mundo será suficiente para contener la pandemia y aún no sabemos si será necesario volver a encerrarnos más adelante. Tampoco sabemos qué industrias pudieran verse afectadas de forma permanente, ya sea debido a cambios de hábitos de los consumidores o a cambios estructurales que las hagan inviables a largo plazo.


Aunque hoy soy de la opinión de que la cuarentena general no es la estrategia adecuada, es un hecho que los riesgos no están claros y como bien dio a entender Buffett, el rango de probabilidades es más amplio que nunca y por lo tanto es momento de ser cautos y actuar en consecuencia.


Por leer, gracias.


4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo