No Inviertas en Nada que No Puedas Evaluar a Largo Plazo







La tecnología está cambiando la forma en la que hacemos y entendemos los negocios. Diariamente hay artículos en la prensa hablando de un aparato o tecnología revolucionaria que cambiará el mundo, y la verdad es que muchas de estas efectivamente lo harán; es más, muchas ya lo han hecho. Empresas como Apple, Microsoft, Amazon, Google y Facebook, entre muchas otras, están revolucionando el mundo de los negocios y haciendo que se creen nuevas industrias y nuevas formas de hacer negocio que antes de que estas empresas entraran al mercado ni siquiera creíamos posibles.

Pero esto no quiere decir que quienes invierten en estas nuevas tecnologías se harán ricos, ni siquiera quiere decir que recuperarán su inversión. A lo largo de la historia ha habido infinidad de industrias revolucionarias como la aviación (Imagínate lo increíble y revolucionaria que fue la aviación comercial cuando apenas empezaba), que no han producido ganancias para sus inversionistas, sino que por el contrario han producido sólo pérdidas.

Si no eres capaz de ver dónde estará posicionada una marca, empresa o negocio en los próximos 10 ó 20 años, es mejor no invertir ahí.

¿Por qué?

Porque es probable que si no eres capaz de ver dónde estarán en 10 o 20 años es porque no tienen una ventaja competitiva tan grande y es posible que un competidor termine por desplazarlos o incluso quebrarlos o hacerlos insignificantes. Los ejemplos sobran en una infinidad de industrias y modelos de negocio. Hace apenas 20 años (en el año 2000), la empresa canadiense Research in Motion sacó al mercado el primer teléfono inteligente del mundo (Smartphone), el Blackberry. Durante algunos años los Blackberry fueron como algo del futuro, un teléfono que integraba mensajería instantánea, correo electrónico y acceso a internet. A mí me tocó y obvio tuve por lo menos 2 o 3 de sus teléfonos; era el futuro en tu mano.

Pero en 2007 Apple sacó el Iphone y a partir de ahí todo cambió. Los Blackberry eran teléfonos con teclado y aunque eran muy superiores a cualquier otro teléfono disponible en el mercado, no dejaban de ser un teléfono con teclado. El Iphone reinventó la forma de interactuar con el teléfono, todo directo en la pantalla sin necesidad de un teclado físico. Y conforme fue liberando modelos nuevos fue fortaleciendo su posición con su tienda de aplicaciones, primero a través de ITunes y ya después como AppStore. Hoy los Iphone son ventanas a un mundo de posibilidades porque te dan acceso a un sinfín de apps que te permiten hacer muchas cosas con total facilidad.

Esa ventana de posibilidades a las que te da acceso un Iphone le pega de forma directa a una gran variedad de industrias. ¿Quién carga una calculadora hoy en día? ¿Y una cámara? Así como estos ejemplos hay cientos y cientos. ¿Cuánta gente menor de 40 años compra hoy en día un periódico impreso? Prácticamente nadie. Hoy las noticias se leen a través de redes sociales sin costo alguno y para quienes como yo que estamos interesados en un periodismo mas profesional y cuidado, existen subscripciones digitales para leer la prensa directamente en tu Iphone. Yo estoy suscrito al Wall Street Journal y al Reforma y cada mañana leo rápidamente los encabezados y guardo para leer con calma a lo largo del día los artículos con títulos de mi interés.

¿Y qué ha pasado con Research in Motion?

La empresa cambió su nombre y hoy se llama Blackberry Limited. Para aquellos que decidieron invertir en Research in Motion en el momento cumbre de la compañía en bolsa, durante los años 2007-2008 (justo cuando salía al mercado quien le quitaría el trono), la acción llegó a cotizarse hasta en $137 dólares canadienses (ya ajustando splits). En la época actual se cotiza en poco más de $6 dólares canadienses, así que para quienes invirtieron durante la época de oro de la empresa, aun para quienes lo hicieron creyendo que lo hacían inteligentemente comprando en los momentos bajos de aquellos años a $50-60 dólares por acción, al día de hoy, 13 años después, la pérdida de capital es superior al 90% de la inversión.

Cuando cuento estas historias, entre muchas otras similares que existen en el mundo de los negocios, hay quienes me dicen que es parte de los riesgos de invertir en bolsa, es mas, el término que utilizan no es el de invertir, sino el de jugar en la bolsa. Pero esto es incorrecto y son opiniones que demuestran desconocimiento de los mercados de valores y del mundo de las inversiones en lo general. En la bolsa no se debe jugar, apostar o especular, bueno, cada quien es libre de hacer lo que quiere con su dinero, pero si la intención es invertir el dinero ahorrado, entonces no deben hacerse ninguna de estas actividades, lo que se debe hacer es invertir.

Para invertir en bolsa hay que conocer de contabilidad. La contabilidad es el idioma de los negocios, es la forma en la que puede entenderse si un negocio es bueno o malo y si sus acciones se cotizan en un precio que se aproxima o no al valor que ofrecen (Si no tienes claro este concepto lee mi artículo Invierte lo Ahorrado de Forma Inteligente y enfócate en entender a detalle el concepto de margen de seguridad). Sin conocer el idioma de la contabilidad no deberías invertir en bolsa, es más, no deberías invertir en nada que vaya más allá de poner tu dinero en un certificado de depósito o un bono del tesoro, porque guiarse por opiniones de terceros que arriesgan tu dinero en lugar del suyo no es nunca una fórmula ganadora.

Aun cuando la certeza en el mundo de las inversiones no existe porque estarás lidiando con el futuro y el futuro siempre es incierto, es un hecho que puedes reducir e incluso medir los riesgos que corres si inviertes en negocios y empresas que tengan mayor probabilidad de perdurar en el tiempo. Esto no quiere decir que está prohibido invertir en tecnología, por el contrario, la tecnología es una de las partes básicas del futuro de los negocios y del ser humano, lo que quiere decir es que la tecnología es más difícil de valorar a largo plazo y si no eres conocedor de la materia es mejor que no arriesgues tu capital en algo que no puedas ver en 10 o 20 años con total claridad.

Apple por ejemplo es una empresa que ha tenido un éxito incomparable durante los últimos 20 años, aumentando su valor de capitalización de mercado (el valor total de la empresa) por más de 100 veces. Quienes invirtieron en Apple en el año 2000 han visto como se multiplica su dinero por más de 100, así es, por más de 100. Cada dólar invertido en acciones de Apple en aquella época hoy vale más de 100 dólares. Imagina haber invertido 1,000 dólares en aquel año, hoy tendrías más de 100 mil dólares y sin ningún esfuerzo ni trabajo de tu parte; ahora imagina haber invertido 10,000 dólares en lugar de 1,000 y hoy tendrías más de 1 millón de dólares.

Yo pude haber invertido en Apple, finalmente era una empresa pública que cotizaba en una de las bolsas de USA y que estaba disponible para cualquiera que estuviera interesado. No sólo eso, de hecho revisé sus financieros y reportes de resultados varias veces durante los últimos 15 años y en todas las ocasiones decidí no invertir.

¿Por qué?, ¿Por qué encontré otras opciones que generaron mejores rendimientos?

Para nada, ninguna de mis inversiones ha producido nunca este tipo de resultados tan espectaculares. No, decidí una y otra vez no invertir en Apple, así como he decidido también no invertir en otras empresas tecnológicas que he seguido de cerca porque me es muy difícil valorar su futuro y valorar qué pasará con su ventaja competitiva a largo plazo.

Hasta hace poco era sencillo concluir que los ferrocarriles serían un servicio necesario durante muchos años por venir, finalmente cada año se mueven más mercancías entre ciudades y el sistema más económico y eficiente para moverlas son los ferrocarriles, mucho más que los camiones de carga o que cualquier otro medio de transporte entre ciudades. Pero aún estas industrias están en riesgo de cambiar drásticamente a mediano plazo. Tesla ha hecho que el auto eléctrico sea una realidad (yo tengo uno y puedo decirte que es tecnológicamente increíble). ¿Qué pasará con los ferrocarriles si Tesla logra producir cientos de miles de camiones de carga que además de ser eléctricos prometen ser totalmente autónomos (sin necesidad de un conductor humano al volante)?

Y con el Iphone o el Ipad pasa lo mismo. ¿Tú sabes cómo haremos las llamadas telefónicas en 10 años? Las seguiremos haciendo a través de un teléfono que cargaremos en nuestra mano y llevaremos hasta nuestro oído. Tú sabes si los smartphones o las tabletas como el Ipad seguirán siendo el medio utilizado para estar en redes sociales, ver tv, leer prensa, ver videos, jugar electrónicamente y navegar por internet.

Desconozco si los smartphones serán sustituidos por relojes que hagan lo mismo o por algún otro aparato o sistema que ni siquiera se me ocurre y en unos años pudiera sustituir al teléfono celular como hoy lo conocemos. Desconozco si cada aparato que poseemos como el coche, la televisión, la bicicleta, el refrigerador y demás electrodomésticos estarán constantemente conectados y un aparato específico para controlarlo todo como el Iphone o el Ipad dejarán de tener sentido. Hay muchas variables que desconozco y en tecnología todo puede cambiar de la noche a la mañana, así que no quiero invertir mi dinero que tanto trabajo me ha costado ganar y ahorrar en algo que quizá pudiera ser obsoleto en años por venir.

Pero es que además de que desconozco como puede evolucionar todo, también desconozco si la empresa líder del momento podrá mantener ese liderazgo aun cuando la industria no cambie tan radicalmente. Apple destronó a Blackberry con un cambio menor, no con un cambio mayor. Si, hoy en día el Iphone es un teléfono mucho más evolucionado que aquel Blackberry, pero en aquella época la gran diferencia era la pantalla táctil. ¿Qué te garantiza que los Iphone seguirán siendo los grandes líderes del mercado? Samsung lo está haciendo muy bien y su cuota de mercado a nivel mundial es de hecho algo mayor que la de Apple.

¿Todas estas preguntas quieren decir que nunca invierto o invertiré en tecnología?

Claro que no, lo que quiere decir es que sólo invierto en tecnología si me siento capaz de ver el futuro de la empresa durante los próximos 10-20 años, si no puedo hacer eso decido que no es una opción para mí, por más atractiva que parezca. Existen empresas de tecnología en las que en varias ocasiones he estado dispuesto a invertir, aunque la mayoría de las veces no he podido hacerlo porque el precio de las acciones ha estado muy por encima de lo que a mi juicio era el valor de las mismas (recuerda que precio es lo que pagas y valor es lo que obtienes).

Google, por ejemplo, me parece una empresa con una ventaja competitiva espectacular y considero que seguirá existiendo y seguirá dominando varias industrias durante los próximos 10 años. Cada día nos acostumbramos más a tener información al momento y el sistema de búsqueda más eficiente y más completo del mundo es sin duda el de Google, no solo eso, es un sistema que cada vez obtiene mayores ventajas ya que ha formado un círculo virtuoso que hoy es muy difícil romper. Para que una empresa logre hoy indexar todos los sitios webs y toda la información que hay disponible en la web y a su vez sea capaz de atender en milisegundos millones de consultas de todo el mundo, requeriría de una inversión gigantesca en dinero, personas y tecnología, lo que hace que la posición de líder de Google solo crezca conforme pasa el tiempo. Hay servicios de Google como Youtube, Waze o Drive que fortalecen más esa posición y aumentan las probabilidades de que Google siga siendo líder en muchas áreas por muchos años por venir.

Facebook es también una de mis posiciones, aunque es una empresa que me tiene menos cómodo que Google. Su posición de mercado es indiscutiblemente buena y su liderazgo igual muy sólido, pero también es cierto que la segmentación generacional hace que lo que es atractivo para algunos sectores no lo sea para otros, finalmente ningún chavo de 15 años quiere pasar tiempo en una red social donde también están sus papás, así que si bien el liderazgo de Facebook es sólido, me parece mas penetrable que el de Google. Haber absorbido Instagram y mantenerlas como redes independientes parece haber sido una gran decisión, pero también están SnapChat y TikTok y habrá más.

La siguiente analogía me gusta para expresar porque Google me parece más sólido que Facebook: Facebook es como un país Europeo durante una guerra, tiene demasiadas fronteras que defender y por lo tanto muchos sitios por donde le pueden atacar. Google es mas como Australia, está ahí aislado y lejos de todo, para atacarle hay que llegar por sitios donde con facilidad te verán llegar.

La próxima semana seguiré con este mismo tema y te contaré sobre uno de mis fracasos profesionales, uno que llegó precisamente por invertir en algo que no podía valorarse a largo plazo. Por ahora me despido como siempre, por leerme gracias, hasta la próxima.

Entradas Recientes

Ver todo

Enfócate