La polarización de México, el gran logro de AMLO.








Polarización es un concepto que algunas personas desconocen, pero lo que representa es que hay ideas extremadamente distintas, como de polo a polo, de ahí el término polarización.


El mundo tiene hoy dos ideologías claramente opuestas, una que asume que el gobierno debe encargarse de controlarlo absolutamente todo y a todos. Y otra [que es con la que yo concuerdo] que considera que el gobierno debe dedicarse a garantizar la seguridad de los ciudadanos y algunas cosas más, pero permitir que la gente decida por si misma y se haga su propio camino.


Quienes hoy gobiernan en México pertenecen a la primera de las ideologías que acabo de exponer. La auto llamada 4ta transformación de López Obrador y su grupo de fieles seguidores están demostrando con cada decisión que toman, que ellos son de los que quieren controlarlo todo y a todos.


Vivimos momentos difíciles, la economía está detenida y hay mucha gente que tiene apenas lo necesario para comer. Y lo peor es que una situación económica tan complicada es idónea para un proyecto de nación que pretende que todos dependan del gobierno. El propio presidente lo dijo en una de sus conferencias mañaneras: "Esto nos vino como anillo al dedo" - Ve aquí el video.


¿Por qué algo tan grave como una pandemia que amenaza la vida de tanta gente le vendría como anillo al dedo a un proyecto político?


Si leíste mi artículo ¿Cómo entender la desigualdad? estarás familiarizado con la historia de Igor y Boris, los campesinos rusos. Si no, aquí te la resumo rápidamente:


Igor y Boris son campesinos pobres que apenas tienen cultivos suficientes para alimentar a sus familias. La única diferencia entre ellos es que Boris además tiene una cabra. Un día un hada se le aparece a Igor y le concede un deseo. Igor desea que la cabra de Boris muera. El punto es que los dos campesinos se han vuelto más iguales ahora que la cabra de Boris ha muerto, pero ninguno está mejor que antes, más allá de que Igor logró complacer su envidia.

AMLO está apelando precisamente a ese deseo [que en ocasiones tenemos los seres humanos] de que si yo no tengo algo, entonces los demás tampoco lo tengan. En lugar de buscar que todos tengamos más, el presidente y la gente que lo rodea están polarizando cada vez más al país y están generando odio entre ricos y pobres, dando a entender que tener dinero está mal y que quitarle a los que tienen se vea como algo correcto.


¡Pero esa forma de pensar es una absoluta locura. Todos deberíamos desear tener más, y no que los demás tengan menos!


Una pandemia que amenaza con hacernos a todos mas pobres es precisamente el anillo perfecto para un proyecto de país como el que parece que busca AMLO, porque si la gente cae en una realidad económica en la que no puede mantenerse por sí misma y depende para comer de las dádivas que le da el gobierno, ya sea en forma de pensiones o en forma de ayudas y apoyos económicos, entonces uno se vuelve esclavo de ese amo que nos da lo poco con lo que nos mantenemos y conforme pasa el tiempo más necesarias se vuelven esas migajas.


¿Quién será capaz de criticar a quién le da de comer?

¿Quién será capaz de votar por otro proyecto de gobierno cuando la mayoría dependa de las dádivas del gobierno en turno?


Si te parece que estas preguntas son exageraciones, voltea a ver a Cuba o Venezuela, ambos siguieron estrategias similares y hoy no sólo no tienen emprendedores ni gente dispuesta a arriesgarse, sino que tienen sociedades pobres, no sólo en lo económico sino en lo anímico y lo competitivo, sociedades derrotadas que hoy no tienen nada que ofrecer al resto del mundo.


Y es que al presidente no se le puede siquiera criticar porque rápidamente reacciona atacando y de hecho utiliza sus conferencias para hacer proselitismo político y para hablar mal de quienes él llama sus adversarios, ósea todos los que piensas diferente a él. Esta estrategia la siguió también Hugo Chávez en Venezuela con su programa Aló presidente y en ambos casos, tanto el de Chávez como el de AMLO, el propósito real de fondo es mantener un canal de comunicación con el pueblo para fortalecer los ideales políticos de quienes gobiernan y tener además una tribuna desde donde juzgar públicamente a quienes les critican. Pero Chávez era amateur al lado de lo que está haciendo el presidente de México. La mañanera [como se le conoce a la conferencia de la mañana] es algo que AMLO hace todos los días y dura en promedio un par de horas. Además de esto tiene mensajes dominicales y ahora también las conferencias de las tardes del subsecretario de prevención y promoción de la salud, Hugo López-Gatell. AMLO y su equipo son una máquina de promoción y todas las ideas que comparten son en su mayoría para quedar como salvadores o para polarizar al pueblo, para generar discordia entre la población.

El estilo del presidente es tal cual el de un líder de un tribunal eclesiástico en la época de la Santa Inquisición, que desde la tribuna del poder supremo que le confiere su puesto, nos dice lo que está bien y sataniza o condena a quienes hablan o actúan en su contra.

No se les puede preguntar de forma crítica, porque de inmediato responden: ¿De qué periódico eres? Como si eso hiciera diferencia en el significado de la pregunta o en la respuesta misma! Esto lo comento porque tal cual le ha pasado al periódico Reforma en más de una ocasión y de hecho ha detonado [casi literalmente] en amenazas a ese medio. Hace sólo unos días amenazaron con explotar las oficinas del periódico si no disminuyen sus críticas al presidente. Consulta aquí la nota.


Y entiendo que locos hay en todo el mundo, pero estas amenazas no suelen recibirlas reporteros o medios que cuestionan a los políticos. Algo claramente no está bien!

Yo no soy reportero ni me gano la vida escribiendo, lo hago simplemente porque me gusta. No tengo afiliación a ningún medio de comunicación ni partido político y las pocas personas que me leen saben perfecto como pienso porque soy muy opinionado y muy transparente. Yo no voté por AMLO y no lo hice porque sus ideas siempre me han parecido, en algunos casos tontas y en otros incluso peligrosas, y ahora que lo he visto gobernar ya una cuarta parte de lo que será su gobierno, estoy convencido que mi juicio era completamente atinado.


Hace exactamente 2 años Diego Fernández de Cevallos dio una entrevista a Proceso y describió perfecto a la persona que claramente es hoy López Obrador. En su momento me sonaba a discurso político de uno de sus rivales, hoy me doy cuenta que era un perfecta descripción del personaje que hoy tenemos como presidente. Te dejo aquí el video para que lo veas después de leer este artículo.



México va por mal camino y nadie parece capaz de señalar el camino correcto. Los políticos de Morena, el partido del presidente, le pasan todo por bueno al presidente porque él mismo ha recalcado en más de una ocasión: "Si no estás conmigo, estás contra mí", así que no tienen muchas opciones. Pero los de otros partidos políticos tampoco están haciendo nada. La mayoría pareciera estar escondido o en el mejor de los casos haciendo algún comentario puntual por aquí o por allá. A continuación déjame decirte lo que nadie está diciendo en voz alta.


¿Qué debería estar haciendo el gobierno?


A mi juicio son pocas las cosas en las que debería enfocarse un gobierno:


  1. Garantizar el derecho al voto y la libre elección de gobernantes.

  2. Garantizar tu libertad.

  3. Garantizar tu seguridad.

  4. Garantizar el acceso a la salud.

  5. Garantizar el acceso a la educación.

  6. Garantizar el derecho a la propiedad privada.

  7. Garantizar la estabilidad de la moneda y de la economía.


Son sólo 7 puntos y desde luego que hay algunos más que no estoy poniendo porque no son materia de este artículo, aunque está claro que son igual de importantes.


Y sin embargo esto es lo que nuestro gobierno pretende hacer y NO debería estar haciendo:


  1. Garantizarte un trabajo.

  2. Darte dinero si no tienes trabajo.

  3. Crear y dirigir empresas.

  4. Decirle a los empresarios qué deben y que no deben hacer.

  5. Amenazar el derecho a la propiedad privada.


Una sociedad de gente que no puede defenderse por si misma es una sociedad condenada al fracaso. El gobierno no debe garantizarte un trabajo, de hecho nadie debería garantizar a nadie un trabajo, eso es algo que uno debe buscar y ganarse porque uno es capaz de hacer algo por lo que recibirá a cambio un pago, ya sea trabajando para alguien más o para si mismo.


Si estás pasando por un mal momento, puede haber un seguro de desempleo como hay en prácticamente cualquier país civilizado, pero no debería haber ayudas económicas mensuales como muchas de las que el gobierno en turno ha creado para tener a la gente comiendo de su mano. Salvo la ayuda para adultos mayores, todas las demás son claramente innecesarias y creadas como incentivos para generar votos. Son esquemas que con el tiempo condenarán la capacidad que tendrá nuestra sociedad de crear personas que puedan defenderse por si mismas.


En mi artículo del 30 de marzo "Covid-19. Consecuencias económicas para México", expuse las principales categorías de ingresos que tiene el gobierno. Están expuestas en la Ley de Ingresos de la Federación y aquí puedes consultarla. Pues bien, 57% de los ingresos del gobierno provienen de impuestos, precisamente impuestos pagados por quienes producimos y generamos riqueza. Otro 7% de ingresos por consumo de luz y 6% de pago de cuotas de seguro social. En el 30% restante están Pemex, Banco de México, aportaciones estatales y muchas otras áreas, pero más del 70% de los ingresos del estado dependen directamente de quienes producimos, de quienes pagamos impuestos y generamos puestos de trabajo.


Los que como AMLO piensan que el estado todo lo puede y que regalando se harán de una base de votantes que les garantizará el futuro, también saben [o deberían saber] que después de años de hacer esto, ese dinero se acaba porque todos nos volvemos más pobres y ya no hay quien genere lo que pretende regalarse.

¿De dónde sacará dinero para pensiones el gobierno si hay menos empresas y por tanto menores ingresos por impuestos? o aún si esas empresas no desaparecen, de dónde sacará dinero el gobierno si las empresas ganan menos y por tanto pagan menos impuestos. ¿Crees que puede lograrse sustituyéndolas con empresas hechas y dirigidas por el gobierno? Si eso crees, déjame hacerte la siguiente pregunta:


¿Cuántas empresas de las más rentables del mundo son empresas creadas y/o administradas por algún gobierno?


Muy pocas, poquísimas! ¿Por qué? Porque una empresa dirigida por emprendedores que se han arriesgado es un lugar donde hay hambre por ganar, ganas de no perder el dinero que está en juego y deseo de tener éxito y triunfar. En una empresa de gobierno nada de eso existe, es un cascarón con empleados [desde arriba hasta abajo] que no han arriesgado su dinero en el proyecto y que no lo ven como suyo, es simplemente el lugar en el que en este momento de vida están trabajando y no tienen ningún incentivo por esforzarse al máximo. Es más, ni siquiera son seguramente mas capaces que sus competidores porque además no son los mejores de esa área porque los mejores siempre quieren trabajar en donde más éxito pueden tener, en donde más reconocimiento y mayor riqueza puedan lograr.


Para el consumidor es peor aún, porque si la empresa en cuestión es la única opción [como CFE o como lo era Telmex antes de ser privatizada] entonces la empresa ni siquiera tiene que dar un buen servicio, finalmente no hay competencia y no importa que tan mal lo hagan, es la única opción disponible.


¿Sabes si Pemex o CFE dejan dinero? Yo te respondo. Claro que no, de hecho pierden una fortuna cada año. ¿Por qué? Por lo mismo que acabo de decirte, porque no fueron creadas ni son dirigidas por la gente mas capaz para esas industrias, por gente con hambre de hacer algo mejor que los demás, por gente con intención de sobresalir y de tener éxito. Son empresas que no tienen una estructura competitiva y que ni siquiera siendo monopolios, ni siquiera jugando un juego sin competencia, han podido ser rentables.


¿Crees que el aeropuerto de AMLO será rentable? ¿Su refinería? Con independencia de si hacer estos proyectos son o no buenas decisiones [para mí desde luego no lo son] y respondiendo exclusivamente a esta pregunta, puedo decirte que si son dirigidos por el gobierno seguramente no serán rentables! Es más, si pudiera shortear [es decir, apostar económicamente contra el resultado de esos proyectos] lo haría seguro, porque estoy convencido que dirigidos por el gobierno serán grandes fracasos económicos.


Y es que el gobierno no debe dedicarse a las empresas ni tampoco decirle a los empresarios qué deben y que no deben hacer. NO! El gobierno debe poner las reglas de competencia y derechos del consumidor y después vigilar que se cumplan, pero quitarse del medio.


Nadie debería tener derecho a decirte que puedes y que no puedes hacer con algo que te pertenece. Si respetas la ley, entonces nadie debería tener derecho a decirte que puedes y que no puedes hacer, ni siquiera el presidente de turno.

La propiedad privada es un derecho fundamental de toda democracia, sin derecho y garantía de propiedad privada no se puede tener desarrollo económico sostenible porque no habrá quien se arriesgue a invertir en un lugar donde el gobierno en turno puede quitarte lo que has construido.


Pero el gobierno de AMLO no respeta la propiedad privada, con el cuento de consultas ciudadanas se dedica a cancelar proyectos que no le gustan, no importando si estas decisiones son económicamente buenas o malas, simplemente porque no le gustan o porque son banderas de gobiernos anteriores que él quiere etiquetar como corruptos y malos! Y así también con el mismo cuento lanza proyectos de gobierno que como ya te he comentado seguramente dejarán pérdidas y pérdidas, pero su visión de estado que todo debe controlarlo y que todo lo sabe, es más importante que la realidad.



La mayoría de las críticas que lees en este artículo están por todas las redes sociales, hay reporteros que diariamente señalan lo que hace mal el presidente y los que lo rodean, pero tanto los líderes de opinión de otros partidos políticos como los medios de comunicación deberían de enfocarse menos en señalar las barrabasadas que hace el presidente y enfocarse mucho más en presentar alternativas reales, en señalarle al pueblo el camino correcto. Ya lo dijo Mark Twain:


Es más fácil engañar a la gente que convencerla de que ha sido engañada.

Al México de hoy no lo vamos a enderezar señalando las locuras de AMLO, sino marcando una agenda racional y de futuro. Ojalá que quienes tienen foro y capital político se pongan a trabajar en esto, ojalá que haya quienes unan a México, porque el camino que lleva el país es muy malo, es un camino de polarización sin precedentes, de destrucción de riqueza y consecuente pérdida de talento.


Distinguir entre lo que está bien y lo que está mal es relativamente fácil si se tiene un poco de sentido común, pero la realidad tiene muchos tonos y las cosas normalmente no son blancas o negras, sino que tienen un sinfín de grises entre los cuales ya no es tan fácil discernir.


Vamos a ayudar a que la gente distinga esos matices y vea a los que hoy gobiernan por lo que realmente son, un grupo de improvisados que no saben construir sino sólo criticar, saquear y destruir lo que otros sí hemos sido capaces de construir.


Por leer, gracias!

3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo