¿Hacia dónde va México? La economía y la seguridad en tiempos de Covid-19.



Si ya leíste mi artículo anterior "Covid-19. Consecuencias económicas para México" te darás cuenta que este es una especie de continuación o segunda parte, donde hablo de las consecuencias que pronto veremos por la caída que habrá en la economía y por las políticas que está siguiendo el gobierno en turno.

Finalmente llegó la instrucción de ponernos en cuarentena formal en México y las consecuencias económicas de parar la economía son y serán difíciles de sobrellevar para la inmensa mayoría. Voy a empezar hablando de los empresarios, el grupo al que pertenezco. En concreto déjame contarte con detalle mi caso.

El pasado 01 de Abril cerramos el grupo de Hoteles que dirijo en CDMX -esto por instrucción de la jefa de gobierno- ya que aunque la baja de clientes era grande, aún teníamos algunos que nos permitían por lo menos cubrir parte de los gastos. Ahora con el cierre ya no tenemos ingresos.


Y hay quién se preguntará ¿Si estamos cerrados por qué tenemos gastos?


  • Un hotel es un edificio y como toda propiedad en CDMX paga impuesto predial. Dependiendo del tamaño y terminados del edificio es lo que se paga, pero cualquier hotel en la Ciudad paga decenas de miles cada mes por este concepto y algunos varios cientos de miles.

  • La luz que consume un hotel es un gasto que igualmente supera las decenas de miles y en algunos casos los cientos de miles. Se paga igualmente todos los meses y se paga a mes vencido, lo que quiere decir que ahora que estamos cerrados y no tenemos ingresos nos llegará el recibo por el mes anterior que estuvimos abiertos.

  • Con el recibo de agua potable es exactamente lo mismo y es también un recibo grande.

  • Y con el recibo de gas es también lo mismo y es igualmente un recibo grande.

  • Los impuestos federales son exactamente lo mismo.

  • Los impuestos locales (impuesto sobre nóminas y hospedaje) son exactamente lo mismo.

  • El IMSS e Infonavit por ahora no se detienen tampoco porque los empleados siguen en nómina.

  • Las nóminas son uno de los grandes gastos y aunque el hotel está cerrado según el decreto del gobierno -so pena de consecuencias legales- hay que seguirlas pagando.

  • Los contratos de mantenimiento y arrendamiento de equipo y maquinaria (elevadores, calentadores, calderas, aire acondicionado, equipo de lavandería, equipo de cómputo, tvs, repetidores, antenas internet, etc...) no distinguen entre abierto y cerrado y siguen corriendo y teniendo un costo.

  • Los contratos de servicios contratados exactamente lo mismo (teléfono, internet, televisión, jardinería, jurídico, contabilidad, gestoría, asociaciones, etc...).

  • El pago de intereses por préstamos con los que se construyó o compró el edificio obviamente tampoco paran y el servicio de deuda es un compromiso que no puede parar. Y esto es aun más grave si pediste dinero en dólares, porque con el desliz del tipo de cambio ahora ya debes 25% más de lo que debías.

  • La seguridad del edificio es ahora un gasto adicional. No es lo mismo tener un vigilante en la entrada de un edificio que tiene decenas de empleados y está abierto las 24 horas, que cuidar un lugar cerrado y sin empleados. Ahora hay que gastar también en esto.


En resumen, el primer mes de cierre es más caro que los meses subsecuentes porque en el primer mes de cierre tienes que pagar servicios e impuestos del mes anterior en el que si tuviste ventas. Pero los meses siguientes igual significarán un gasto importante, porque aunque no habrá pago de impuestos federales por IVA e ISR y los recibos de agua, gas y luz serán más pequeños, los demás gastos seguirán y dependiendo el tamaño del hotel se cuentan en varios cientos de miles de pesos por cada mes, por cada hotel.


Al gobierno que tenemos esto parece no importarle mucho, al contrario, según el discurso del presidente y de quienes están al frente en las cámaras de senadores y diputados, es mi obligación como empresario comerme este marrón -tenga o no el dinero para hacerlo- y enfrentar una debacle sin precedentes en la era moderna sin ninguna ayuda del gobierno y con la obligación de no poder aplicar el artículo 429 fracción IV de la Ley Federal del Trabajo con el que soy yo quien decide si me quedo con mi gente o decido cortar plantilla mientras dure la crisis.


En este momento es difícil estimar si la empresa que dirijo podrá soportar esto o terminará por no tener más dinero para seguir pagando ni nóminas ni nada, todo dependerá de:


  1. El tiempo que estemos cerrados.

  2. Las reglas que finalmente prevalezcan para pago de nóminas e impuestos y pago de seguridad social durante el cierre.

  3. El tiempo que tarde la economía en volver a la normalidad una vez que se levante el cierre.

  4. Como se reactive en específico la industria a la que pertenezco.


Déjame decirte lo que en una sociedad capitalista debería ser mi responsabilidad:


  • Cumplir las leyes bajo las que un establecimiento de hospedaje debe regirse.

  • Cumplir las leyes del trabajo para el pago de nóminas y finiquitos, según correspondan.

  • Cumplir con el pago de impuestos federales y locales.

  • Cumplir las reglas comerciales -contratos- con clientes y proveedores.


En el primer artículo con el que inauguré este blog hablé sobre las ideologías de izquierda, centro y derecha en política y justo profundicé sobre la polarización de las ideas que hoy impera en México y el mundo, es decir, sobre como veo dos corrientes de pensamiento político muy marcadas, una -que es la que yo comparto- en la que el gobierno se limita a gobernar y otra -que es la que quienes hoy nos gobiernan tienen- en la que el gobierno es quien puede y debe decidir por todos nosotros que es lo que es bueno para nosotros, en absolutamente todas las áreas de nuestras vidas.


Ayer domingo dió el presidente su informe trimestral y el resumen es: más de lo mismo, pero con algunas adiciones preocupantes. Tomarán dinero guardado para darlo en pensiones y para aumentar la obra pública (obra de gobierno). No se detiene ningún proyecto insignia, se mantienen el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas. Esto quiere decir que se hará más grande el control y gasto del aparato gubernamental, justo lo contrario de lo que a mi juicio deberíamos estar haciendo.

Pensar y actuar como piensan y actúan quienes están al frente del país sólo puede tener una única consecuencia económica:

Que quienes hacemos empresa dejemos de hacerlo, ya sea porque quebremos o porque decidamos llevarnos nuestras fichas, mientras aun quedan fichas, a un lugar donde no estén amenazadas por quienes gobiernan.

Y las consecuencias de la consecuencia, es decir, el resultado de esto será:


  • Menos empresas, por lo tanto menos opciones para los consumidores.

  • Menos opciones, entonces peores y mas caras alternativas.

  • Menos empresas, por lo tanto menos puestos de trabajo.

  • Menos puestos de trabajo, por lo tanto mayor criminalidad.

  • Mayor criminalidad, entonces mayor inseguridad y quienes pueden se van, éxodo de talento.

  • Menos talento = menos creación de empresas nuevas = Círculo vicioso, espiral de fracaso.


Esto es precisamente lo que ha pasado en Venezuela y en otros países que han seguido políticas similares. Es muy importante aclarar que en ese tipo de sistemas dictatoriales además han impuesto control de cambios de divisas, control de emisión de pasaportes y libre tránsito, control de compra de propiedades y encima han expropiado y siguen expropiando propiedad privada - si es que a lo que ahí impera se le puede llamar propiedad privada. En México eso no ha pasado y por el bien de todos y del país espero aquí nunca pase, pero las consecuencias de una política de "No tan libre mercado" como está imponiendo actualmente México, serán precisamente una espiral de fracaso tal cual expongo en la lista inmediata anterior.

Lo que debemos conseguir es que los que menos tienen tengan más. Y para eso hay que preocuparse por generar condiciones para que los que tienen inviertan y den trabajo. Sí, hay que poner reglas para que no haya abusos, para proteger a los empleados, pero no poner reglas que ahuyenten el capital porque entonces nos quedaremos con un libro de reglas pero sin empresas privadas que den trabajo, porque no habrá nadie dispuesto a invertir en un país donde no hay respeto por la propiedad privada.

Si México sigue el camino que hasta ahora está siguiendo, con toda certeza puedo afirmar que el futuro de largo plazo será peor que el pasado. Pero el futuro inmediato también lo será en materia de seguridad. ¿Si quebramos a los empresarios dónde trabajará la gente?, ¿En el gobierno todos? Obvio eso ni es posible ni pasará.


¿Cuál es el camino fácil para quién no tiene trabajo? La respuesta lógica es el crimen. Una de las razones de que haya criminales es porque es, o por lo menos les parece, más fácil robar que ganar dinero. Pero otra razón es porque en ocasiones en verdad no les queda de otra. ¿Has leído a fondo sobre lo que pasó en Cuba y lo que está pasando en Venezuela? Me refiero a que hay una pobreza extrema en la mayor parte de la población Cubana y Venezolana, me refiero a que Venezuela pasó de ser una potencia económica regional al país más pobre de su zona. Y me refiero a que la gente prácticamente no tiene ni siquiera para comer, los criminales que dirigieron y aún dirigen Venezuela lo saquearon por completo. Ha sido una de las mayores destrucciones de riqueza que se ha visto en la historia de la humanidad.


  • De acuerdo a este artículo en The Atlantic del 27 de Febrero de este año, más del 40% de los venezolanos pasan días enteros sin comer nada.

  • Según datos del Banco Mundial, el PIB de Venezuela es actualmente menos de la mitad de lo que era en 2008.

  • De acuerdo con este artículo en The Washington Post del 1 de Febrero de 2019, más del 10% de los venezolanos han emigrado a otros países y su economía había caído para entonces casi un 50%.


Esto no pasó de la noche a la mañana, lleva 20 años en proceso y ese proceso empezó cuando entró Hugo Chávez al gobierno e impuso una política económica y social similares a muchas de las cosas que está imponiendo López Obrador en México.


Según datos de Wikipedia, México, Brasil y Venezuela tienen muchas de las ciudades mas peligrosas del mundo medido por número de asesinatos por cada 100,000 habitantes. De hecho, las 10 ciudades más peligrosas del mundo están todas en estos 3 países, 5 en México, 3 en Venezuela y 2 en Brasil. La capital de Venezuela, Caracas, ha estado como primer lugar de la lista en muchas ocasiones, aunque Acapulco y Tijuana la han desbancado recientemente. Una explicación puede ser que en Venezuela tristemente cada vez hay menos que robar, pero también que en estas ciudades de México el crimen organizado está tomando más control que la policía.


Que las 10 ciudades mas peligrosas del mundo estén todas en latinoamerica no es casualidad, esto es resultado de la pobreza de la región y de la tolerancia que varios de estos países han tenido y tienen con narcotraficantes y criminales. Los seres humanos somos todos parecidos y cuando las reglas no son estrictas solemos romperlas, algunos un poco y otros mucho. Los ejemplos son incontables, pasarse un semáforo en USA o en México. En USA la mayoría no se lo pasaría a menos que sea de vida o muerte, en México algunas de esas personas si se lo pasarían simplemente porque saben que la consecuencia es muy pequeña. Ir a exceso de velocidad o manejar sin cinturón de seguridad son más ejemplos de conductas que los mexicanos no hacen cuando visitan USA pero que esas mismas personas sí hacen cuando están en México.


Pasa lo mismo con los saqueos a comercios, con la invasión de propiedad privada, con las pintas y destrozos en marchas, con los bloqueos de avenidas y medios de comunicación como carreteras y hasta el aeropuerto. Todas estas situaciones también pasan en países como España o USA, pero allí la policía sí actúa para preservar el orden. En México tenemos el discurso de que nada es por la fuerza y por lo tanto la policía no actúa en contra de quienes cometen estos delitos.


La inseguridad es resultado de muchas cosas, pero a mi juicio las 3 principales son la pobreza, la falta de oportunidades y la falta de un sistema policial que de verdad vele por la seguridad de los ciudadanos y por qué se cumplan las reglas y las leyes.


Aquí la falta de un sistema policial ético y eficaz ya era un problema antes de que llegaran quienes hoy gobiernan, pero esto ha empeorado todavía mas debido al discurso de abrazos no balazos y a la permisividad que claramente se tiene para ciertas áreas del crimen. Y es que ahora además estamos abonando para que crezcan las otras dos razones, la pobreza y la falta de oportunidades, las cuales, tal como fue en Venezuela, sólo aumentarán y aumentarán con los meses y los años si seguimos por este camino claramente tan equivocado.


Ayn Rand fue una escritora y filósofa ruso-americana que escribió muchas cosas, entre ellas una novela llamada La Rebelión de Atlas. El libro es de mis favoritos y describe un mundo en el que los emprendedores, los empresarios, los industriales y en general todos los que mueven el motor económico del mundo hacen una huelga y dejan todo en manos del gobierno. El resultado, tanto en la novela como igual lo sería en la vida real, es un verdadero desastre. Rand describe un grupo de personajes que no son capaces de idear ni de generar nada productivo, pero que trabajan en el gobierno y se dedican a impedir que quienes si son capaces, puedan hacerlo (Cualquier similitud con la realidad NO es mera coincidencia). Fue ella quien en 1950 escribió:

Cuando adviertas que para producir necesitas obtener autorización de quienes no producen nada, cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes no comercian con bienes sino con favores; cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por su trabajo y que las leyes no te protegen contra ellos, sino por el contrario, son ellos quienes están protegidos contra ti. Cuando descubras que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto-sacrificio, entonces podrás afirmar, sin temor a equivocarte, que tu sociedad está condenada.

Piensa en estas palabras una y otra vez cada que veas en la tele a tantos personajes del gabinete del presidente y de las cámaras de Senadores y Diputados. Acuérdate también de estas palabras cada que estés tramitando un permiso para importar, para construir, para producir, para contratar o eliminar gente. México no va bien y la novela de Rand, un libro escrito en 1957, lo describe perfecto.


Por último y como mensaje final dejo estas palabras de Shane Parrish de Farnam Street, dedicadas para aquellos que piensan que lo que hacen los empresarios no es tan importante, para los que piensan que cualquiera puede emprender con éxito en un negocio nuevo o dirigir una empresa de manera eficaz y rentable:


Las cosas que valen la pena no pueden copiarse ni robarse.

No puedes copiar ni robar la generación de ideas.

No puedes copiar ni robar metas.

No puedes copiar ni robar la disciplina.

No puedes copiar ni robar una buena ejecución.

No puedes copiar ni robar el pensar.

No puedes copiar ni robar la comprensión.

Y no puedes copiar ni robar pensar por ti mismo.


Otra vez en las palabras de Rand: Cuando a los saqueadores se les termina a quien robar se quedan sin nada precisamente porque ellos no son capaces de replicar nuevamente aquello que confiscaron. Véase Venezuela!

2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo