Conviértete en una Máquina de Aprender | Parte 1

Actualizado: 24 ene



Hace algunos años el negocio de hoteles de mi familia y en general la industria hotelera eran para mí algo desconocido, finalmente era yo nuevo en el negocio. Cuando empecé a dirigir uno de los hoteles del grupo, el primero en mi carrera como operador de hoteles, uno de los accionistas estaba en desacuerdo con que fuera yo el elegido, finalmente era yo un novato y desconocía lo que a su juicio era una industria que él dominaba. En realidad él no tenía miedo de mi falta de conocimiento de la industria, lo que realmente quería era tomar para él la oportunidad de dirigir aquella empresa que carecía de un capitán.

En aquel momento me reuní con el Consejo de Administración de la empresa y les pedí un año para demostrar que era yo la persona correcta para dirigir la empresa, finalmente sería fácil comparar mi desempeño contra lo conseguido hasta ese momento por el operador anterior. Eventualmente logré convencerlos de que me dieran la oportunidad de estar al frente y aunque el tiempo de prueba que aceptaron fue de 6 meses y no de un año como era mi plan, por lo menos había conseguido que no me cerraran las puertas a lo que en ese momento era una buena oportunidad en mi carrera empresarial.

Gracias a que siempre he sido observador para aprender de los errores de los demás, es decir, para experimentar en cabeza ajena en lugar de la propia, fue fácil para mí corregir los errores que detecté había en la administración que recién salía y pasé la prueba y eventualmente me consolidé como un operador exitoso. Unos meses después de haber pasado la prueba y ser ratificado en el cargo de forma indefinida, me reuní con aquel accionista, quien me dijo que no lo había hecho por mal o por cerrarme puertas, sino porque le parecía que los más de 20 años de experiencia en la industria que ya tenía él en aquel momento nos garantizarían una operación exitosa sin correr riesgos con un operador joven e inexperto como era yo.

Y aunque ese argumento podría tener validez en alguna otra circunstancia similar, en el caso concreto que aquí te platico no la tenía, ya que aunque aquel hombre efectivamente tenía más de 20 años trabajando en la industria, tenía una gran falta de capacidad de aprender de los errores, de evolucionar y buscar diariamente como mejorar lo que se hacía o de desarrollar nuevas y mejores fórmulas para hacer las cosas, lo que lo convertía en un hombre con un año de experiencia repetido 20 veces, así es, no era un hombre con 20 años de experiencia, era un hombre que durante su primer año aprendió una forma de trabajar específica y la seguía repitiendo 20 años después.


“Al hombre con un martillo todo le parece un clavo.” Abraham Maslow.

Hay muchas personas iguales en el mundo de los negocios y en el mundo en general, gente que aprende como hacer algo y que nunca evoluciona, ya sea porque no se actualiza a través del estudio o la práctica mejorada, porque no visita ferias, congresos y eventos de la industria, o por la razón que sea, es gente estancada que no evoluciona, que no aprende de sus errores y mucho menos de los errores de los demás. El aprendizaje constante es algo necesario para el éxito y aunque hay gente con una gran capacidad de observación y análisis, la mayoría tenemos que aprender a través de la práctica o a través del estudio.


Convertirte en una máquina de aprender es uno de los hábitos de la riqueza que enseño en mi libro "¿Quieres ser Millonario? Yo te enseño". Si quieres saber más, cómpralo en esta web o en cualquiera de los canales de distribución autorizados.

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo